91-99

En el viaje por carretera de la semana pasada vimos muchos perros muertos. Las autopistas son implacables con los animales. En ocasiones, solo se advertía una mancha de sangre y algunos pedazos de piel porque, supongo, los carros y camiones a alta velocidad se habían llevado en sus llantas todos los otros pedazos de lo que antes había sido el animal. No sé qué está mal con eso. Tengo la sospecha de que lo que está mal es que haya tanta gente necesitando que hayan tantos carros andando tan rápido por carreteras tan anchas que le cierran el paso a las expediciones a pata.

Anuncios

Comenta esto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s