82-84

A veces veo un payaso en la estación del bus en la que me monto. El payaso se mantiene hambriento y somnoliento. Se le ve en la cara. Una vez lo vi durmiendo en una escalara desafiando el dolor de cuello posible. Otra vez lo vi comiendo una cosa amarilla nauseabunda que sacaba de un tarro plástico. El payaso nunca me ha mirado. Cuando me mire, se va a dar cuenta de que siempre lo estoy mirando de vuelta.

Anuncios

Comenta esto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s