45-47

Como se me rompieron los zapatos, tocó ir a por otros. Unos baraticos. Fui a un mercadito clandestino de chivetos y me atendió un mancito amante de los colombianos. Que tan bacanas las series “Sin tetas no hay paraíso” y “Pablo Escobar”. Que tan bueno que hablamos, que tan bueno el acento. Un tipo muy gentil que se tomó el trabajo de hacer la conversión de tallas, de ir a buscar la tallita mía y de hacerme una rebajita como para que vuelva. El tipo cuenta la historia de un parche de colombianos que se recorre todo el día el mercado ofreciéndoles plata a los comerciantes para que hagan crecer los negocios y cobrándoles los intereses a los que ya recibieron préstamos. Él dice que es un negocio de lavado de dinero. Yo no creo. Es un gotagota común y silvestre. ¿O qué dice el lector?

Anuncios

Comenta esto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s