2

Hay una cosa muy tesa en las formulaciones más sencillas del método para que las cosas funcionen. Por ejemplo que para que uno haga algo lo que tiene que hacer es ponerse a hacerlo y ya: para lograr escribir hay que ponerse a escribir y ya, para lograr decirle a alguien que lo ama hay que decírselo y ya, para conversar más con la gente hay que conversar y ya, etcétera. Uno le bota mucho escape a las güevonadas y al final hacerlas es lo más de sencillo. “Si lo hubiera sabido desde el principio”. Hay que dejar la autolisonjería y ponerse a hacer las güevonadas y gastarse la plata pasiando o en chorizos más bien que en el psicólogo.

Anuncios

Comenta esto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s