Cuando la policía no está atenta, los domingos en el parque del barrio funciona un mercado negro de tiernos cachorros de perro. Los cachorros corren “libremente” por el parque mientras los transeúntes se antojan, planean y compran uno que otro para ir a adornar la casa con tanta belleza. Entiendo que eso es ilegal. Cada tantos domingos, digamos tres por decir cualquier cosa, se parquea una moto con un par de policías para evitar que se cometa semejante ilegalidad. Los traficantes son persistentes y se dispersan por un par de horas mientras los policías se cocinan del calor y se van, y luego vuelven con sus guacales a exhibir las bellezas de la evolución programada de las razas “puras” de perros. A veces, los domingos, paso por el parque más de una vez y logro ver la dinámica con más detalle. Los traficantes son más o menos familias que van en moto con uno o dos guacales con los perros que les quepan, preferiblemente de razas pequeñas, y sacan alternativamente a exhibir uno o dos mientras con la venta van evacuando. Los transeúntes por lo regular son visitantes del centro comercial que salen al parque a ver los perros y terminan comprando como quien no andaba buscando licuadora y encontró una muy bonita muy favorable. Criticaría a ese populacho, pero tengo pereza.
Hace rato que no sufría por una meada en un viaje por carretera. Estaba muy bien autoentrenado. Siquiera también se desaprende.

Anuncios

Comenta esto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s