Ahora que con el verano el cielo se ve muy azul, las siluetas de los pájaros volando se ven casi perfectas. Por cosas de contraste y de dimensiones y de distancias y de prejuicios, los pájaros oscuros y grandes se ven mejor. De esos, los gallinazos ganan. Desde acá abajo dan una apariencia impresionante de plenitud. Envidiable. Como no tienen moral, los gallinazos se deben sentir todavía mejor: dueños del cielo y de la ciudad mirando con propiedad a ver qué se comen y recibiendo el fresquito de las alturas. Las corrientes de aire los deben perturbar muy poquito. Planean. A veces deben jugar. Los gallinazos podrían ser los portadores de una verdad muy profunda si pudieran hablar. Lástima.

Anuncios

Comenta esto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s